¿Invertir en alquiler o comprar para vender?

invertir comprar alquilar

Actualmente, surgen muchas dudas a la hora de invertir en vivienda ¿Cuál es la mejor opción comprar para después vender o comprar para alquilar la vivienda? ¿Cómo sabemos si obtendremos rentabilidad de la inversión? En este post vamos a analizar las ventajas y desventajas de cada una de las opciones.

Comprar para alquilar

Adquirir un inmueble para ponerlo en alquiler es una de las inversiones más comunes. La rentabilidad bruta del 2020 fue del 3,7% , según los datos del Banco de España. Esta cifra ha disminuido con respecto a los años anteriores, pero teniendo en cuenta la crisis sanitaria mundial el descenso no hay sido fuerte. Las mejores razones para comprar y después alquilar una vivienda son:

  • La opción de alquilar una vivienda ha adquirido gran protagonismo en los últimos años y aún más con la situación económica actual.
  • Con esta opción se obtienen ingresos mensuales de forma regular aunque el capital invertido en la compra tardará años en recuperarse.
  • Es más rápido alquilar una vivienda que venderla.
  • Finalmente, la fiscalidad es favorable en esta operación, ya que alquilando una vivienda se tiene derecho a una deducción del 60% sobre el total de las rentas.

Comprar para vender

Otra opción bastante habitual es adquirir el inmueble para reformarlo y venderlo. En este caso, la rentabilidad media de la inversión que calcula el sector está entre un 15% y un 20%. En el mercado, podemos encontrar excelentes oportunidades de compra para realizar esta operación. Entre las ventajas de esta alternativa están las siguientes:

  • Normalmente no hace falta realizar grandes reformas para poder vender el inmueble.
  • Los beneficios se perciben antes. En el caso de comprar para alquilar hay que esperar varios años para rentabilizar la inversión en cambio cuando compras para vender el beneficio lo obtienes en cuánto vendes.
  • Posibilidad de aumentar el precio de venta en función de las reformas realizadas y la ubicación de la vivienda.
  • Rapidez y mayor volumen de demanda cuando se quiera vender. Pese a que el mercado de segunda mano es más amplio, la oferta de viviendas usadas reformadas y en perfectas condiciones para entrar a vivir escasea en las grandes ciudades. Por ello, será mucho más fácil encontrar un comprador.

¿Cómo se calcula la rentabilidad?

Para calcular la rentabilidad de comprar para alquilar, habría que calcular la renta anual esperada y descontar los gastos de mantenimiento del inmueble (derramas, cuota de la comunidad, IBI o tasa de basuras). El resultado de esta operación se divide entre la inversión inicial (precio de compra del inmueble, impuestos, gastos de la operación y desembolso para la puesta a punto de la vivienda…) y se multiplica por 100.

Para calcular la rentabilidad de comprar para vender, hay que calcular el precio por el que se podría vender el inmueble y restarle los gastos de la transacción e impuestos de ganancia patrimonial. Si se divide esta cantidad entre la inversión inicial y se multiplica por 100, se obtiene el porcentaje de rentabilidad.

Viendo las dos opciones, depende de tus prioridades elegir una u otra posibilidad. En cualquier caso, en Grupo IPG te podemos ayudar a elegir la mejor opción y encontrar la propiedad a la que le puedas sacar mayor rentabilidad.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
es_ESEspañol

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar